Un relatillo corto fruto de una noche de insomnio, espero que os guste.

Ni que Vierais Fantasmas

Dani miró su móvil una vez más, pero nada, Lucas seguía sin haberle escrito y ya iba para media hora el retraso.

-¿Qué? ¿Ya te han dejado tirado? –Le preguntó el camarero en lo que pasaba a recoger su consumición ya vacía.

-Espero que no Jorge, ponme la última en lo que llega éste. –Respondió dejando el móvil a un lado dispuesto a seguir hojeando el periódico local.

-Mira, hablando del rey de Roma, ahí lo tienes. –Dijo señalando a la puerta y yendo hacia la barra.

Efectivamente su amigo acababa al fin de hacer aparición en el bar, se le veía muy nervioso, cogió uno de los taburetes para sentarse al lado de Daniel y apenas musitó una palabra de saludo.

-¿Qué era eso tan importante que tenías que contarme? Urgente no sería por el tiempo que me has tenido aquí esperando. –Dijo Dani desenfadamente.

En verdad sabía de lo que probablemente le iba a hablar su amigo, se había hecho oficial esa misma mañana que la fábrica en la que Lucas trabajaba echaba el cierre, así que solo esperaba poder servirle de apoyo en ese bache.

-Una cañita por aquí. –Jorge ya estaba sirviendo la siguiente ronda.

-¿Quieres algo Lucas?

-Mmmm… Sí. – Desde que había llegado parecía como atontado.

-Que si qué. ¿Una caña también? Venga relájate un poco, ni siquiera  te has quitado el abrigo.

-Ah, ya.

-Vamos, ponle una caña también aquí Jorge.

-Marchando.

Daniel se estaba empezando a preocupar, el mutismo de Lucas era atípico, solo había estado una vez así antes… Pero eso fue una cosa diferente, si pudo reponerse de aquello un trabajo era cosa menor.

-Ya lo escuché en la radio. –Si él no sacaba el tema tendría que tomar la iniciativa pensó. -¿Cuántos erais en la fábrica? La verdad es que es un buen palo para mucha gente.

En todo eso Lucas seguía sin levantar la mirada, solo un murmullo salió de su boca, apenas audible por Dani que estaba justo a su lado.

-He visto a Clara.

-Y otra caña por aquí. ¿Y esas caras gente? Ni que hubierais visto un fantasma.

 


 

-¡Te digo que sí que es ella! –Habían pasado varios días y Lucas seguía insistiendo en lo mismo. –Misma bici, misma ropa, mismo casco. –Pasaba una tras otra las fotos que había hecho con su móvil. – ¡Hasta le sobresalen igual los rizos por debajo! –Señaló haciendo zoom en la última.

Daniel no sabía cómo podía hacer para que su amigo entrara en razón, el parecido era más que notable pero de todo punto imposible.

-¿Has hablado con alguien más de esto?

-No. –Contestó Lucas rápidamente. –No me entenderían, me tratarían como a un loco.

-Pero quizás… Si hablaras con un especialista. –Trató de continuar Dani sin éxito.

-¿Tú tampoco me crees verdad?

Lucas se levantó violentamente del taburete, tirando uno de los vasos en su movimiento y rompiéndolo.

-¡Que lo pague! –Bromeó Jorge mientras rápidamente iba a por una bayeta y recogedor.

-No me crees, y luego te ríes a mis espaldas con éste. –Le seguía espetando a Daniel.

-No, no, no, Lucas tranquilízate.

-¡No! ¿Sabes qué voy a hacer? Voy a hablar con ella, voy a hablar con Clara, empezaremos de nuevo, volveremos a estar juntos y aquí os podéis quedar el resto. -Cogió sus cosas y sin mirar atrás salió del local.

Impotente Daniel tenía la vista fija por donde su amigo se había marchado.

-¿Qué mosca le ha picado? –Le preguntó Jorge mientras limpiaba el estropicio.

Daniel se encogió de hombros malhumorado y acabó su bebida.

-Anda, cóbrame lo mío y lo suyo y disculpa lo del vaso. –Y tendió un billete al camarero dispuesto a irse también.

-Gajes del oficio. –Fue a darle la vuelta pero en el último momento retiró la mano. –Pero en serio. ¿Qué le sucede? ¿No seguirá con eso de las visiones de la novia muerta?

-Anda, trae el cambio y déjalo estar. –Respondió molesto.

-¿Pero es cierto?

Daniel dio un profundo suspiro, sabía que si no le contestaba podía olvidarse de ir a aquel bar sin ser sometido a un interrogatorio.

-Estoy seguro de que no, será cualquier mujer que desde lejos se le parece y que casualmente va igual vestida.

-¡Ah! –Fue la única respuesta del barman al mismo tiempo que por fin daba la vuelta a su cliente.

-¿Ves? Nada serio ni de lo que preocuparse. –Dijo cogiendo su dinero.

Aunque me temo que Lucas esté haciendo un mundo de ellos, pensó para sí.

 


 

¿Me crees ahora?

Solamente esas tres palabras acompañaban la foto que Lucas le había enviado. Habían pasado varias semanas desde su discusión y ninguno había dado el paso de hablar o escribir al otro hasta aquella tarde.

Daniel estaba sin palabras. ¡Sí que era ella! Pero era imposible… Tenía que ser una mujer con toda la casualidad e improbabilidad idéntica, una hermana gemela perdida quizás. Volvió a mirar la foto, aquello no podía ser, tenía puesto el colgante en el que se leía Clara que le regalaron por su dieciocho cumpleaños, los pendientes de notas musicales que siempre le habían encantado y la blusa que le hizo su abuela cuando estuvo ingresada por apendicitis. ¡Todo era tan ella!

Tenía que haber algo que se le escapaba, la foto era de esa misma tarde, a Lucas si se le notaba el paso de los años, ahora mucho más descuidado que antaño que siempre iba perfectamente peinado y afeitado, en aquella foto estaba desaliñado con barba de varios días, pero con una sonrisa de felicidad como Daniel no le recordaba.

Mañana nos vemos en el bar.

Acababa de escribirle Lucas. Seguía perplejo, tenía que ver y hablar con él, no podía creérselo.

Ok.

Fue su única respuesta antes de silenciar el móvil e irse a dormir.

 


 

-¿Qué? ¿Ya te han dejado tirado?

Daniel no movía la cabeza del periódico, lo había estado hojeando, como siempre, en lo que esperaba a Lucas, pero una noticia de sucesos lo había dejado clavado.

ATROPELLO MORTAL EN LA AVENIDA

La pasada mañana ha fallecido LMD vecino de la localidad tras sufrir un atropello…

Las frases de la noticia revoloteaban en la cabeza de Daniel.

…Según algunos testigos el suceso ocurrió tras una accidente previo en el que se vio involucrado un ciclista, al parecer LMD corrió a prestar ayuda sin prestar atención a los vehículos que continuaban circulando por la avenida, lo cual provocó el trágico desenlace…

No podía ser… No joder… Lucas…

…Recordamos las recomendaciones de la DGT en estos casos: Proteger Avisar Socorrer…

Daniel cerró el periódico de golpe, lívido.

-¿Y esa cara Dani? Ni que hubieras visto un fantasma.